¡Adam Phillips (EEUU) esta semana la Orquesta Sinfónica de Cuenca!

Boletín de Prensa # 021

Cuenca, mayo 7 de 2018

 ¡Adam Phillips (EEUU) esta semana la Orquesta Sinfónica de Cuenca!

La Orquesta Sinfónica de Cuenca, bajo la batuta del maestro Michael Meissner, Director Titular, con la participación del joven y talentoso trompetista norteamericano Adam Phillips, presenta el XIV Concierto de la I Temporada 2018 este jueves 10 de mayo en el Cementerio Patrimonial (Av. González Suárez y Guapdondélig) en homenaje a las Madres y el viernes 11 de mayo en la basílica Nuestra Señora de Guadalupe (Baños-Cuenca) en homenaje a la Unidad Educativa Manuel Córdova Galarza en sus 40 años de creación. Los dos eventos son a las 20:00 y la entrada es LIBRE hasta llenar aforo. Este es el repertorio:

 Sinfonía N° 35 Haffner en Re Mayor, K.385 – Wolfgang Amadeus Mozart. Compuesta en 1782 encargada por los Haffner, una destacada familia de Salzburgo. El poderoso arranque de la obra, cuyo primer movimiento se desarrolla con carácter monotemático y evidencia un prodigioso dominio del contrapunto, nos muestra cómo Mozart desea apartarse del espíritu coqueto y elegante propiamente salzburgués para decidirse por la rotundidad compacta, dramática y expresiva, aunque siempre apolínea y elegante, del más puro mármol clásico. El Andante transpira serena belleza y cierta galantería, con una hondura y una profundidad humanística con cierto regusto agridulce. El breve Menuetto, marcado “forte” en la dinámica, tiene un sabor rústico; el Trío que alberga en su interior, ofrece el adecuado contraste gracias a su ligereza ensoñada y a un tratamiento de la tonalidad que apuesta por el cromatismo. Arrollador y lleno de contrastes dinámicos el Presto conclusivo, es trepidante y culmina esta obra con la impronta de la maestría y teatralidad en esta hermosísima partitura.

Sonata a Quattro (WoO 4) para Trompeta, Violines y Bajo Continuo -Arcangelo Corelli. Alrededor del siglo XVIII, varios compositores italianos escribieron obras para trompeta y cuerdas, las cuales se interpretaban y permanecían archivadas en la Basílica de San Petronio en Bologna, Italia. A diferencia de estas composiciones, la temprana Sonata a Quattro (WoO 4) de Arcangelo Corelli alcanzó gran popularidad fuera de la iglesia en el siglo XVII y a principios de siglo XVIII, llegando a ser presentada frecuentemente en una variedad de escenarios tanto en Italia como en Inglaterra. Corelli escribió esta obra para trompeta y dos violines, más la instrumentación del “bajo continuo”, puede variar de concierto a concierto. Para el evento de hoy, el bajo continuo está conformado por el fagot y el arpa y será interpretada con una trompeta Piccolo que tiene cuatro válvulas y está afinada en La, es decir, a una octava completa y una quinta más alta que la trompeta natural. Esta Sonata, fue originalmente escrita para trompeta natural en Re, la cual no tenía válvulas y podía producir notas únicamente a partir de las series armónicas del instrumento. (Adam Phillips)

Sinfonía N° 9, op. 70 – Dmitri Shostakóvich. Estructurada en cinco movimientos, de los cuales los tres últimos se ejecutan sin interrupción. Ya en el primer movimiento (Allegro) en forma de sonata, es patente la razón, para los que esperaban una apoteósica obra, se sintieran decepcionados. Las notas desenfadadas de las cuerdas, los solos de las maderas y las flautas desgranan en la exposición una danza jovial que deriva en motivos algo amenazadores en el desarrollo central. En la recapitulación los temas se presentan a cargo de irónicos solos de violín trenzados con arpegios a cargo del flautín. La característica más peculiar es la interrupción constante y desordenada de una ráfaga de dos notas emitidas por los metales, lo que dota al movimiento de un aire cómico. No han faltado críticos que han llamado a este grupo de notas el «motivo de Stalin», y que el compositor usa para ridiculizar al egocéntrico y metomentodo dictador. El segundo movimiento (Moderato) es casi un adagio que comienza con un lánguido solo de clarinete al que posteriormente se le van uniendo las diferentes maderas para pasar luego al lento discurrir de las cuerdas, en forma de delicada elegía. Como si de alguna forma se nos mostrara la parte más melancólica de aquella sinfonía que todos esperaban y que no fue. A pesar de ejecutarse unidos los tres últimos movimientos presentan temas diferentes; en el tercero (Presto), un scherzo, en el que las distintas líneas de instrumentos de la orquesta desarrollan unas cadencias llenas de entusiasmo, que se van acelerando cada vez más, hasta ser interrumpidas por un brillante solo de trompeta, no obstante la desenfrenada melodía continua acentuada por los sonidos de las flautas y la pandereta, hasta que, de forma súbita, el ritmo se ralentiza dando paso al siguiente movimiento. Con la notación de Largo, el cuarto movimiento comienza con una sonora fanfarria a cargo de los vientos-metal que da paso a un intimista solo de fagot, contestado a veces por aquellos. Sin interrupción se entra en el quinto movimiento (Allegretto – Allegro), con una graciosa melodía a cargo del fagot vuelve la alegría y la luminosidad del primer movimiento. Aunque los arpegios ascendentes y descendentes de las cuerdas aparentan trasmitir tensión al desarrollo, lo cierto es que la música desemboca en una danza llena de brillante júbilo y desenfrenadas piruetas, trasmitiendo una sensación de espectáculo gracias al tambor, los redobles de la caja y el batir de la pandereta. El clímax se interrumpe con un último golpe de pandereta como fin de la sinfonía.

¡¡Amigos queridos siempre les damos motivos especiales para estar con nosotros, así que ya saben todos cordialmente invitados!!

Búsquenos en www.sinfonicacuenca.gob.ec Facebook, Twitter, Instagram

 




Notice: add_option fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 2.3.0 y no hay alternativas disponibles. in /home/lamotor5/public_html/sinfonicacuenca.gob.ec/wp-includes/functions.php on line 4048