¡EL CASCANUECES DE TCHAIKOVSKY CON EL BALLET NACIONAL DEL ECUADOR!

Boletín de Prensa # 040

Cuenca, noviembre 19 de 2018

¡EL CASCANUECES DE TCHAIKOVSKY CON EL BALLET NACIONAL DEL ECUADOR!

La Orquesta Sinfónica de Cuenca bajo la batuta del maestro Michael Meissner, Director Titular y el Ballet Nacional del Ecuador dirigido por el Maestro Rubén Guarderas Jijón presentan EL CASCANUECES de Piotr Ilich Tchaikovski con más de cien artistas en el escenario. Nuevamente se unen dos grandes instituciones para brindar una obra fantástica para grandes y pequeños con la magia de la Navidad encendida por la danza, la escenografía, las luces, la música. Los esperamos este jueves 22, viernes 23 y sábado 24 de noviembre a las 20:00 en el teatro Carlos Cueva Tamariz. La entrada es LIBRE hasta llenar aforo.

El ballet El Cascanueces de Tchaikovsky continúa siendo uno de los favoritos del público de los cinco continentes desde su primera representación en 1892 en el Teatro Mariinski de San Petersburgo. El ballet El Cascanueces es un cuento de hadas, estructurado en dos actos. La música es de Piotr Tchaikovsky, el libreto de Ivan Vsevolozhsky y Marius Petipa (basándose en la adaptación de Alejandro Dumas padre del cuento El Cascanueces y el Rey de los Ratones de Hoffmann). Cuando Tchaikovsky (1840-1893) compuso la música para esta obra era ya un compositor consagrado que había demostrado una enorme versatilidad, creando música instrumental y de cámara, sinfonías, óperas y, por supuesto, ballets. Esta puesta en escena tiene la coreografía de Jaime Pinto, el diseño de vestuario de Pepe Rosales y el diseño de escenografía de Augusto Lucero.

El Cascanueces se ha convertido en uno de los grandes clásicos y nos narra que, en vísperas de Navidad, el juez Stahlbaum junto a su esposa y sus dos hijos Clara y Fritz, ofrecen una fiesta a la que están invitadas las familias más respetables de la ciudad, además del excéntrico padrino de Clara, Her Drosselmeyer.

Her Drosselmeyer, como mago, tiene el don de divertir a los niños; así que lleva su teatrino y presenta los muñecos de tamaño natural: Pierrot, Colombina, el Moro, y los hace bailar.

Drosselmeyer entrega a Clara un muñeco Cascanueces en forma de soldadito de madera, ella queda encantada con el regalo, juegan con su hermano Fritz y este la sorprende, le quita el muñeco y lo parte en dos. Clara se entristece, pero Drosselmeyer realiza un acto de magia, y repara al muñeco.

Terminada la fiesta, todos van a descansar. Clara y Fritz se quedan dormidos y sueñan que el salón de su casa está lleno de ratones gigantes quienes les quitan el Cascanueces. Drosselmeyer, aparece y recupera el muñeco para ellos; desaparece el mobiliario de la casa, hace crecer el árbol de navidad, al muñeco Cascanueces y al pelotón de soldados de Fritz al tamaño de un ser humano.

Se desata una pelea entre ratones y soldados de madera, el Cascanueces es herido por el rey de los ratones, Clara le ayuda a ganar la batalla lanzando una de sus zapatillas al gigantesco ratón que cae al suelo y es finalmente derrotado.

Al final de la batalla, el salón se convierte en un bosque invernal donde Clara y el Cascanueces continúan su viaje, se despiden del Reino de las Nieves y siguen su camino hasta llegar al Reino de los Dulces donde el Hada de Azúcar ha preparado un agasajo en su honor.

Clara, mira encantada los bailes del Café de Arabia, del Té de la China, de los Mirlitones, de los Chocolates de España y de los Caramelos de Rusia.

El Hada de Azúcar y su príncipe terminan la fiesta con una maravillosa danza, y todos despiden a Clara quien vuelve a la realidad y se da cuenta que todo ha sido un lindo sueño.

Búsquenos en www.sinfonicacuenca.gob.ec Facebook, Twitter, Instagram




Notice: add_option fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 2.3.0 y no hay alternativas disponibles. in /home/lamotor5/public_html/sinfonicacuenca.gob.ec/wp-includes/functions.php on line 4083