¡LA ORQUESTA SINFÓNICA DE CUENCA ABRE SU SEGUNDA TEMPORADA 2016!

Boletín de Prensa # 028
Cuenca, septiembre 5 de 2016

I CONCIERTO II TEMPORADA 2016

La Orquesta Sinfónica de Cuenca se complace en abrir su segunda temporada 2016 con el debut de su flamante director titular el maestro Michael Meissner (Alemania), con la participación del reconocido violinista Jorge Saade (Ecuador) como Solista Invitado, el jueves 8 y viernes 9 de septiembre a las 20:00 en el teatro Pumapungo con la entrada LIBRE.
El repertorio para este evento es la Sinfonía N° 40 de Wolfgang Amadeus Mozart, el Concierto para Violín y Orquesta de Jorge Oviedo Jaramillo y la Sinfonía N° 4 en mi menor, Opus 98 de Johannes Brahms.

Sinfonía Nº 40, sol menor, K.V. 550 Mozart escribió sus últimas tres sinfonías en el increíblemente corto período de dos meses de verano del año 1788, sin ningún encargo ni pago por estas obras. ¿Por qué, entonces las escribió? El misterio rodea la creación de esta música hasta la fecha. La sinfonía en sol menor ha sido objeto de las críticas más emocionales y extravagantes a todo lo largo de sus más de doscientos años de existencia. Alfred Einstein encontró la sinfonía “fatalista”, Berlioz observaba su “gracia, delicadeza, encanto melódico y belleza de hechura”; Schumann encontró en ella “ligereza y gracia griegas”; Wagner la consideró “exuberante con arrebato”. Sea que el oyente perciba más el carácter trágico de la sinfonía o los elementos consoladores, el impacto resultante siempre es único, original y abrumador.

Concierto para Violín y Orquesta de Jorge Oviedo Jaramillo. Es un concierto con una orquestación de filigrana, con mucho detalle y cuidado en el balance orquesta-solista, este balance no se pierde aún en momentos climáticos; colores sutiles tiñen la música con ambientes neo románticos, respetando la primacía del violín solista por sobre todo el resto del tejido sonoro.

Sinfonía Nº 4, mi menor, Opus 98 Cuando Brahms concluyó su cuarta sinfonía en 1883, tenía 50 años y estaba en la cúspide de su fama, formando ya con Bach y Beethoven uno de los tres grandes “B”. Eso garantizó el éxito inmediato de la obra, a pesar de las dificultades que tenían sus contemporáneos para entender la compleja estructura, la inclusión de elementos arcaicos y la densidad constructiva de la obra. Hoy en día se aprecian precisamente el intenso trabajo motívico, el principio de la variación constante, la economía y claridad de forma y contenido de esta sinfonía, que abrió el camino al siglo XX para Arnold Schönberg y contemporáneos, lo que sustenta la importancia histórica de Brahms. El director de orquesta y amigo de Brahms, Hans von Bülow constató después del primer ensayo de la obra: gigantesca, totalmente diferente, totalmente nueva, individualidad de fierro. Respira energía sin igual de la A hasta la Z.

¡¡Amigos queridos siempre les damos motivos especiales para estar con nosotros, así que ya saben todos cordialmente invitados!!

Licenciada Ana Dávila Vázquez. Magíster
RELACIONADORA PÚBLICA DE LA ORQUESTA SINFÓNICA DE CUENCA

Búsquenos en www.sinfonicacuenca.gob.ec y Facebook


Comments are closed.



Notice: add_option fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 2.3.0 y no hay alternativas disponibles. in /home/lamotor5/public_html/sinfonicacuenca.gob.ec/wp-includes/functions.php on line 4026