¡Roberto Trainini (Italia), Violoncellista Invitado de la Orquesta Sinfónica de Cuenca!

Boletín de Prensa # 020

Cuenca, mayo 2 de 2018

 

¡Roberto Trainini (Italia), Violoncellista Invitado de la Orquesta Sinfónica de Cuenca!

La Orquesta Sinfónica de Cuenca, bajo la batuta del maestro Michael Meissner, Director Titular, con la participación del sobresaliente violoncellista Roberto Trainini (Italia), presenta el XIII Concierto de la I Temporada 2018 este jueves 3 de mayo en la Unidad Educativa Particular Santa Mariana de Jesús (Benigno Malo y Sangurima) en homenaje a esta institución y el viernes 4 de mayo en teatro Pumapungo. Los dos eventos son a las 20:00 y la entrada es LIBRE hasta llenar aforo. Este es el repertorio:


NOCTURNO PARA VIOLONCELLO Y ORQUESTA – Piotr Ilich Tchaikovsky. El Nocturno es una delicia de música; sublime belleza y sonoridad en una pieza breve con una emoción concentrada enorme. En ella el violoncello se nos muestra preciosista, detallista, cálido, sensual y de sonido cautivador. La música para violoncello de Tchaikovsky es para admirar la musicalidad y belleza de este genial compositor, uno de los verdaderamente grandes. Un músico con alma y cuya alma está en su música.

VARIACIONES SOBRE UN TEMA ROCOCÓ, OP. 33 PARA VIOLONCELLO Y ORQUESTA – Piotr Ilich Tchaikovsky. Con una gran dinámica para el solista, esta composición logra transmitir el valor de la música, su valor humano y sentimental. Las Variaciones, presentadas en su forma original permiten al Solista mostrarse como un músico de técnica soberbia, muy intenso, expresivo, rico y refinado.

SINFONÍA N° 4 EN FA MENOR, OP. 36 – Piotr Ilich Tchaikovsky. El compositor escribe a su benefactora Nadezhda von Meck: “La Introducción es el germen, la quinta esencia, el principal pensamiento de toda la sinfonía. Este es el Destino, el fatal poder que impide que el ansia de felicidad llegue a su meta, que el cielo no esté libre de nubes: una fuerza que pende constantemente sobre nosotros como una espada de Damocles, y que incesantemente enturbia nuestro espíritu. El sentimiento de desaliento y desesperación acentúa su fuerza y se hace más apasionado. Es mejor apartarse de las realidades y arrullarse en sueños. ¡Oh, alegría! ¡Qué bello, dulce sueño! No hay trazas de amargura y de tristeza. ¡Dicha! ¡Dicha! ¡Dicha! No: son sólo sueños, y el Destino los disipa. La vida no es sino una constante alternación entre la desalentadora realidad y los halagüeños sueños de dicha. No hay puerto de anclaje; seréis llevados de aquí a allí por las olas hasta que el mar os devore. El segundo movimiento muestra otra fase de la tristeza. Es el melancólico sentimiento que nos invade cuando estamos solos en casa, agobiados por la tarea. El libro que hemos tomado para leer cae de nuestras manos y viene un ejército de recuerdos. ¡Qué amargo resulta que tantas cosas hayan sido y huido; y sin embargo es un placer pensar en esos años primeros! Uno lamenta el pasado y no tiene ni coraje ni voluntad de comenzar una nueva vida. Uno está más bien harto de la existencia. En el tercer movimiento no hay sentimiento determinado ni expresión cabal. Hay tan sólo caprichosos arabescos, figuras fugitivas que pasan por la imaginación cuando hemos bebido vino y nos sentimos achispados. El estado de ánimo es ora alegre ora triste. En nada pensamos; damos rienda suelta a la fantasía y se siente placer en el trazado de maravillosas líneas. De repente surge en la imaginación el cuadro de un paisano ebrio y una canción callejera. Se oye música marcial resonando a la distancia. Son postales inconexas que van y vienen en el cerebro adormilado. Nada tienen en común con la realidad; son ininteligibles, bizarras, distantes. Cuarto movimiento: Si no mora la alegría en nuestro interior, contemplemos en derredor nuestro. Vayamos hacia el pueblo. Veamos cómo sabe mostrarse alegre y entregarse cordialmente a sus sentimientos de felicidad. El cuadro de una fiesta popular. Apenas hemos olvidado nuestro dolor, apenas hemos tenido tiempo de asociarnos a la dicha de los otros, cuando el destino implacable anuncia una vez más su presencia. Las humanas criaturas no se ocupan de nosotros, no nos miran, no advierten que estamos solos y apenados. ¡Cómo gozan, qué felices son! ¡Y nosotros habíamos jurado que todo en este mundo es sombrío y triste! Hay aún felicidad, felicidad llana, primitiva.”

¡¡Amigos queridos siempre les damos motivos especiales para estar con nosotros, así que ya saben todos cordialmente invitados!!

Búsquenos en www.sinfonicacuenca.gob.ec Facebook, Twitter, Instagram




Notice: add_option fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 2.3.0 y no hay alternativas disponibles. in /home/lamotor5/public_html/sinfonicacuenca.gob.ec/wp-includes/functions.php on line 4048