¡QUINTA SINFONÍA DE MAHLER!

Boletín de Prensa # 005

Cuenca, enero 29 de 2019

¡QUINTA SINFONÍA DE MAHLER!

La Orquesta Sinfónica de Cuenca bajo la batuta del maestro Michael Meissner, Director Titular, presenta la QUINTA SINFIONÍA DE GUSTAV MAHLER el viernes 01 de febrero a las 20:00, y el domingo 03 de febrero a las 11:00 en la Catedral Vieja. La entrada a los dos eventos es LIBRE hasta llenar aforo.

NOTAS AL PROGRAMA

La Quinta Sinfonía en do sostenido menor de Gustav Mahler fue compuesta durante los veranos de 1901 (los movimientos primero y tercero) y 1902 (los otros tres) y estrenada en Colonia bajo la dirección de Mahler el 18 de octubre de 1904. Posteriormente, y hasta 1909, la sinfonía fue revisada varias veces en su orquestación.

Gustav Mahler solo dedicaba los meses de verano a la composición debido a sus responsabilidades como director de la Ópera de Viena. Fue precisamente en el periodo entre 1901-1902 cuando Mahler conoció a la que sería su esposa: Alma Schindler. La pareja se casó el 9 de marzo de 1902 y al final del verano de aquél año Mahler «estrenó» la sinfonía interpretándola al piano para Alma.

Esta es la primera sinfonía de Mahler que no estuvo directa o indirectamente implicada con la voz humana (la segunda, tercera y cuarta usan voz/voces y la primera comparte material con dos lieder del ciclo Canciones de un Caminante), singularidad que hizo que la rutinas previamente establecidas con las cuatro anteriores resultaran totalmente inadecuadas para esta sinfonía, motivo por el cual Mahler nunca llegó a estar completamente satisfecho con la orquestación que revisó una y otra vez hasta su muerte.

En una carta dirigida a su esposa, Mahler aseguraba: «el Scherzo es un movimiento endemoniado que va a tener grandes problemas. Los directores lo tomarán demasiado rápido y harán con él tonterías (…) ¿Y el público, que va a entender, que van a decir de esta música primigenia, de este mar de centelleantes rompientes que echa espuma, que ruge, que se enfurece…? Esta música no es de este tiempo. “¡Oh si pudiera dar el estreno de esta sinfonía 50 años después de mi muerte!”

La Quinta sinfonía fue el primer intento de Mahler en la expresión puramente musical, sin la mediación programática de un texto previo que filosofara sobre el amor o la muerte. Se trata de una sinfonía abstracta y, al mismo tiempo, más concisa que las anteriores. También es más contrapuntística que aquellas. Aquí, en la Quinta, las líneas melódicas son más importantes que los acordes, y el impulso del ritmo pone de manifiesto a un Mahler que comienza a explorar la combinación simultánea de ideas independientes. Todo ello justifica su necesidad de hacer una orquestación con texturas transparentes que preservaran la claridad a pesar del gran tamaño de la orquesta.

La Quinta sinfonía de Mahler se divide en tres partes; la Marcha fúnebre inicial y el siguiente Allegro forman la primera parte, el extenso Scherzo la segunda y el Adagietto con el Finale la tercera. Sin embargo, por las grandes dimensiones de cada movimiento, más bien se percibe la división en cinco movimientos contrastantes. Debido a que cada movimiento tiene otra tonalidad (do sostenido menor, la menor, Re Mayor, Fa Mayor, Re Mayor), Mahler se abstuvo a indicación alguna.

 

Búsquenos en www.sinfonicacuenca.gob.ec Facebook, Twitter,  Instagram




Notice: add_option fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 2.3.0 y no hay alternativas disponibles. in /home/lamotor5/public_html/sinfonicacuenca.gob.ec/wp-includes/functions.php on line 4660