¡Esta semana: cuarto capítulo del ciclo Beethoven-Salgado!

El viernes 28 de febrero interpretaremos la Cuarta Sinfonía, Ecuatoriana en Re Mayor (1957) de Luis Humberto Salgado y la Sinfonía N° 4 en Si Bemol Mayor, op. 60 de Ludwig van Beethoven en el teatro Pumapungo a las 20:00. La entrada es LIBRE hasta llenar aforo. Les agradecemos llegar temprano.

Ludwig van Beethoven (1770-1827), es el compositor clásico más interpretado en el mundo y uno de los más importantes representantes de la cultura europea. Sus obras son patrimonio cultural de la humanidad y cuentan con un interés global creciente. Más allá del mundo de la música, Beethoven es ejemplo para la creatividad sin límites, se volvió inspiración y modelo para incontables personas en el mundo.

Su obra es visionaria, representa una indomable voluntad hacia una sociedad en movimiento, al auge a la modernidad, al humanismo, a la libertad de las artes y utopías sociales. Su obra nos lleva directo a los temas centrales de la identidad y del futuro de nuestra sociedad.

Luis Humberto Salgado (1903-1977), “el Beethoven ecuatoriano”, coincide en varios de los aspectos mencionados con Beethoven, quien era su ídolo como compositor. Salgado también fue clásico en el aspecto formal de sus obras sinfónicas y visionario en el Ecuador del siglo XX, aplicando las más modernas técnicas de composición a sus obras. Ambos escribieron 9 sinfonías y la misma cantidad de conciertos, por lo cual presentamos estas obras conjuntamente, siendo estas obras para los dos compositores, parte central de sus extensos catálogos. Este ciclo de homenajes será el eje de programación de la primera temporada que ofrece la Orquesta Sinfónica de Cuenca en el 2020.

Esperamos que Beethoven y Salgado sean inspiración también para ustedes, junto con las demás obras y artistas invitados que vienen a deleitarnos. ¡Bienvenidos siempre!

Michael Meissner, Director Titular

Cuarta Sinfonía “Ecuatoriana” en Re Mayor (1957), Luis Humberto Salgado. En esta sinfonía, Salgado regresa a una de sus inspiraciones principales: fusionar la esencia de la música ecuatoriana tradicional con las técnicas composicionales avanzadas del siglo XX. La obra consta de cuatro movimientos contrastantes en el orden acostumbrado.

La Cuarta Sinfonía de Beethoven. Es una obra maestra absoluta. Flanqueada por las dos cimas imponentes de la Heroica y la Quinta, tiene aún que luchar contra quienes, ante platos tan fuertes, tienen el paladar desgastado para las delicadezas. La Cuarta Sinfonía no es en absoluto un descanso del guerrero. Al igual que las sinfonías “impares”, surge de un vigor constructivo poderoso, y está toda ella trabada por motivos y células rítmicas que nos hablan de un maestro en el arte del desarrollo. Exige de la orquesta un virtuosismo implacable, y los matices de agógica y dinámica no son sólo expresivos, sino funcionales y arquitectónicos. En resumen, es un objeto sonoro preciso y contundente que recoge de los viejos buenos tiempos la claridad y la gracia y de los nuevos una gran cantidad de recursos técnicos antes desconocidos o no suficientemente explotados.

Búsquenos en www.sinfonicacuenca.gob.ec Facebook, Twitter, Instagram.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *