XV entrega en la Sala Digital de la Orquesta Sinfónica de Cuenca

Y llegamos ya a la XV entrega en la Sala Digital de Conciertos de la Orquesta Sinfónica de Cuenca en su canal de YouTube https://www.youtube.com/user/sinfonicacuenca y en Facebook https://www.facebook.com/sinfonicacuenca este viernes 12 de junio a las 20:00, concierto grabado en el teatro Carlos Cueva Tamariz el viernes 18 de octubre de 2019. El repertorio incluye: Chacona en Mi Menor BuxWV 160 de Dietrich Buxtehude, Arreglo de Carlos Chávez, Sinfonía N° 40 en sol menor, K. 550 de Wolfgang Amadeus Mozart y Muerte y transfiguración, Poema Sinfónico, op. 24 de Richard Strauss.

Chacona en Mi Menor BuxWV 160, (Arreglo de Carlos Chávez), Dietrich Buxtehude. La Chacona es una forma instrumental del periodo barroco, una danza lenta de compás ternario y está escrita sobre un basso ostinato. Compuesta originalmente para órgano se convirtió en una pieza orquestal gracias los arreglos que el gran compositor mexicano Carlos Chávez realizó en 1937. Igual que Leopold Stokowski, Chávez realiza la orquestación en estilo romántico de la composición del organista alemán, demostrando su interés por la música barroca y su afán de atraer a nuevos oyentes a la música del pasado.

Sinfonía N° 40 en sol menor, K. 550, Wolfgang Amadeus Mozart. Mozart escribió sus últimas tres sinfonías en el increíblemente corto período de dos meses de verano del año 1788, sin ningún encargo ni pago por estas obras. ¿Por qué, entonces las escribió? El misterio rodea la creación de esta música hasta la fecha. Esta sinfonía ha sido objeto de las críticas más emocionales y extravagantes a todo lo largo de sus más de doscientos años de existencia. Alfred Einstein encontró la sinfonía «fatalista», Berlioz observaba su «gracia, delicadeza, encanto melódico y belleza de hechura»; Schumann encontró en ella «ligereza y gracia griegas»; Wagner la consideró «exuberante con arrebato». Sea que el oyente perciba más el carácter trágico de la sinfonía o los elementos consoladores, el impacto resultante siempre es único, original y abrumador.

Muerte y transfiguración, Poema Sinfónico, op. 24. Richard Strauss. Compuesto en Múnich, Alemania, entre 1888 y 1889, cuando Richard Strauss contaba con 25 años de edad. En él está firmemente arraigado el estilo característico que el padre del poema sinfónico, Franz Liszt, impusiera en sus grandes frescos sonoros. El tema abordado por Strauss fue dictado por la influencia profunda que ejercieron en él Tristán e Isolda (cuya representación presenció en Bolonia en 1888) y Parsifal de Richard Wagner, ejemplificaciones de misticismo germánico. La idea literaria de la obra lleva en sí los elementos del gran drama; acaso el más grande de todos los dramas: la muerte y su significado, lo que hay más allá de ella. El opus 24 de Strauss nos enfrenta a la victoria del espíritu humano por sobre la muerte inexorable del cuerpo.

Con esta entrega serán quince conciertos digitales que el público puede disfrutar y compartir desde cualquier lugar del planeta a la hora y las veces que desee en la Sala Digital de la Orquesta Sinfónica de Cuenca.

Búsquenos en www.sinfonicacuenca,.gob.ec Facebook, Twitter, Instagram, Issuu.